Diego Fernando Tabares Orozco Columnista 
Publicado el Martes, 08 Marzo 2016 09:39

Luis Uribe Bueno, un siglo de gloria musical

Valora este artículo
(12 votos)

PEREIRA (RIS). El maestro Luis Uribe Bueno nació el 7 de marzo de 1916, hace cien años. Hijo de Pedro Julio Uribe y Aminta Bueno Esparza. Sus primeros estudios musicales fueron junto a Luis Mortolly y el Padre Lorenzo Rivera. Mientras vivió en Cúcuta fue profesor en diferentes colegios y academias musicales.

luis uribe bueno

Su primera obra, el pasillo "Pulpo", data de 1938. En ese mismo año junto a Víctor Romero, con quien formó un dúo vocal-instrumental, viajó a Bogota. Luego hacia 1940 Luis Lizcano se unió y conformaron el trío Los Norteños.

También integró la Orquesta de Anastasio Bolívar y el Conjunto de “Luis A. Calvo”, el cual hacía parte de la Radio Nacional de Colombia. Hacia 1948 integró como contrabajista la Orquesta de Lucho Bermúdez, a quien años más tarde (1950) sustituiría en la dirección musical cuando éste viajo a México y Cuba.

Entre 1948 y 1951 ganó los concursos de música organizados por Fabricato con: el pasillo “El cucarrón”, el pasillo- joropo- bambuco “Pajobán”, el pasillo de concierto para saxofón y orquesta “Caimaré”, el torbellino Disco “Rayao” y el pasillo “El Duende”. Además obtuvo el Centauro de Oro en el Festival de la Canción, en Villavicencio con el bambuco “Colombia Mía” en 1966. Después integró la orquesta de Alex Tovar que tocaba en el Hotel Granada de Bogotá y que fue reemplazada por la del Maestro Lucho Bermúdez, de la cual fue bajista desde su fundación hasta el año de 1.952 cuando pasó a ser director musical de la casa disquera “Sonolux” en Medellín, cargo que desempeñó durante 20 años; en Sonolux trabajó como director artístico, arreglista y productor del sello discográfico, donde promovió la música colombiana, haciendo posible que esta fuese conocida en otros países.

En la capital antioqueña residió por unos 50 años y fue tal vez la época más fructífera de su larga carrera musical; residenciado en Medellín, se desempeñó como Director de Extensión Cultural en 1970, en la gobernación de Jaime. R Echavarría, impulsando proyectos vitales para el desarrollo y difusión de la música en Antioquia: Plan Departamental de Bandas, La Música en Antioquia y Conozcamos nuestra música colombiana.

No sólo era director, arreglista y virtuoso ejecutante de instrumentos de cuerda, sino que musicalizó obras de gran importancia como “El marco de tu ventana”, “Reproche”, “Dulce amiga”, “Ya no canta el abuelo”. Compuso obras de la talla de “Bandolita”, “Campanitas”, “El cucarrón”, “Te extraño”, “El duende” , “Llámame”, “Caimaré”, “Pajobam”, “Bochicaniando”, “El silletero”. Obtuvo numerosos galardones por sus composiciones.

El Cucarrón, creado en 1948, partió en dos la historia del pasillo en Colombia. Fue una obra que le inyectó energía a una melodía triste y romántica, lo que muchos consideraron una irreverencia.

Aunque nació en Norte de Santander, por decreto y por afecto fue declarado hijo ilustre de Antioquia, región en la cual durante cuarenta años estuvo componiendo música. Entre sus 600 composiciones instrumentales y canciones como pasillos y bambucos, se cuentan las ganadoras en concursos de música colombiana, y entre los enamorados ya son de antología canciones como Te extraño, Llámame y Qué importa.

Y, para que la música no falte en los pueblos, logró que 56 municipios antioqueños conformaran una banda con su respectivo director.

Con su esposa, Fanny Cataño, tuvo dos hijos, Luis Guillermo y Jorge Enrique, ambos ingenieros.

La Gobernación de Antioquia, mediante Decreto 4488 de noviembre de 1.989, resuelve en su artículo primero: “Declarar por adopción que nos enorgullece como hijo ilustre de Antioquia al maestro Luis Uribe Bueno”.

En el campo de la técnica, fue famosa su propuesta de escribir el bambuco en compás de seis octavos, preferiblemente al de tres cuartos. Con ello quería acentuar el sabor auténtico y bailable de nuestro aire andino, tal como se toca en los Santanderes, Tolima, Huila y Cauca, según lo afirmaba el maestro, y atenuar el toque lírico (también valioso) con que se ejecuta en la región paisa.

En algunos círculos de amantes de la música colombiana en Medellín, aún se recuerdan esos conciertos que el maestro dirigía usualmente los días jueves, en los que hacía didáctica sobre nuestros aires colombianos al nutrido público del Teatro Porfirio Barba Jacob de Medellín; en esas citas, con ayuda de importantes intérpretes, mostraba la diferencia entre el bambuco, el pasillo, la guabina y la riqueza sonora de un tiple, un requinto o una tambora.

Falleció en su casa de San Joaquín de la ciudad de Medellín, el lunes 10 de julio de 2000.

 

Visto 981 veces Modificado por última vez en Jueves, 17 Marzo 2016 11:59

Lo último de Diego Fernando Tabares Orozco

Inicia sesión para enviar comentarios