Opinión

Opinión (4)

 

Horacio Millán Pelayo Columnista 
Publicado el Martes, 04 Octubre 2016 14:55

ME QUEDO CON LA MÚSICA COLOMBIANA!

BOGOTÁ, D.C.    

Hace un tiempo recibí en casa la visita de un amigo quien se sorprendió al oír la música con la cual acompaño mis actividades y concluyó: “qué raro, a usted le gusta la música de viejitos que ponen en los restaurantes”. Me quedé pensativo, me cuestioné.     Aún recuerdo las frías madrugadas de campo, impregnadas de un intenso y exquisito café que se conjugaba con el olor característico de la arepa de maíz amarillo; al fondo, un fogón de leña, yo de cortos años, sentado en un “butaquito” rústico de madera oyendo un radio que emitía música colombiana.

niyireth 3La música hace parte de nuestra identidad, de la forma de ser y actuar; de nuestra cultura.    La conocemos por la tradición de nuestro entorno, por los medios de comunicación, por la interacción con otros. No se podría concebir la vida sin ella; hay de toda clase: rápidas, suaves, para bailar, para meditar, estruendosas, improvisadas, alegres, melancólicas, sencillas y otras tan bien elaboradas que resultan difíciles de digerir; las

 

Renato Paone Columnista 
Publicado el Jueves, 24 Marzo 2016 17:48

DE LA MUERTE Y LA VIDA QUE NOS DA LA MÚSICA

BELLO (ANT).    Sentado a la sombra, tratando de escapar no sé exactamente de que, si del sol abrasador que en mi ciudad de árboles muertos nos freía a 38 grados o del torrencial aguacero que se veía llegar por las montañas del oriente que calmaría el sofoco con un pequeño salto a los 20 grados y una que otra inundación.     

8Escuchando en un radio ajeno, -valga la aclaración-, la excelsa poesía que se impuso en la música de mi pueblo desde hace ya muchos años y que con su sentido amorosamente misógino y violento, -al que me resisto a acostumbrarme-, daba un sinsabor al tinto del momento y una pesadez en el cuello que preferiría no llevar; daba un color a muerte característico y popular en algunas músicas.

Al fondo, el ruido de un bombardeo que no cae del cielo sino que sube hacia éste en época de fiesta como una fiel evocación de la guerra al parecer muy apropiada para celebrar y disfrutar la navidad; tal vez será una forma de querer sentirse en “tierra santa” o simplemente la manera de celebrar de un pueblo que se resiste a aprender.

 

Ariel Ramírez Quintero Columnista 
Publicado el Sábado, 05 Marzo 2016 22:29

Procesos y cuidados: El cambio de voz

ARMENIA (QUI).    El conocimiento de las causas procesos y cuidados que supone el cambio de voz, es importantísimo para el profesor de música, pues sólo así evitará que un alumno que esté atravesando este proceso de conformación de su laringe, sufra trastornos posteriores como ronqueras crónicas, falsas impostaciones de la voz, afonías frecuentes, etc.


cambio de vozDebe saber el maestro que en este momento tan especial de la vida del niño, no debe exigírsele un trabajo intensivo de su voz; antes bien, será preferible que desarrolle todas

aquellas actividades musicales no basadas exclusivamente en el canto.

El niño que sufre la muda de voz debe cantar, sí, pero las canciones que entone deben ser cuidadosamente seleccionadas con respecto a su tesitura, para que no le requieran esfuerzos que sus cuerdas vocales no están preparadas para realizar.

 

Clara Marcela Mejía Múnera Columnista 
Publicado el Viernes, 22 Enero 2016 09:17

Milton Erre, brindo por tu memoria.

articulo3

MEDELLIN (ANT).    A primera vista parecía un chamán: atuendo listo para la ceremonia, amuletos indígenas en el cuello, mirada serena detrás de las gafas y memoria prodigiosa para dar la palabras exacta en el momento indicado, como los  depositarios de la sabiduría milenaria. Ese era Milton Erre, el filósofo, el poeta, el inquieto, el estudioso, el periodista, el maestro, el productor, que salió de Norte de Santander para conquistar escenarios y cabinas de radio con el poder de su voz y de su sapiencia.

Pensar en él, es evocar su gloria como locutor al lado de Gonzalo Mallarino, Julio Nieto Bernal y Jesús María Guillén, o recordar el impulso cultural que tuvo RCN radio durante su etapa como gerente nacional de programación, donde la música andina colombiana tuvo su mayor ventana, o los 10 años que estuvo en la Emisora de la Universidad de Antioquia con el programa Archivo particular donde compartía sus colecciones de sonidos, que no eran pocas.

Pero lo que la historia no puede dejar de tributarle a Milton Erre era su activa presencia en  los festivales musicales del país y el  apoyo a sus  quijotescos organizadores.

La experiencia, cultivada con los años de recorrer el mundo, de clasificar metódicamente información, de analizar posibilidades, de  aportar, lo llevaron a ser figura clave en el Festival Hatoviejo Cotrafa durante 20 años, a ser presentador estrella del Encuentro Nacional de Intérpretes de Yumbo, del Aguinaldo Boyacense, del Concurso Nacional del Bambuco, y del Encuentro Nacional del Tiple, entre otros.